Las herederas de Sixto de Córdova donan al Gobierno de Cantabria su ‘Cancionero Popular’

Las herederas del sacerdote y folclorista Sixto de Córdova, Carmen Asín y su hija Raquel González de Córdova, han donado al Gobierno de Cantabria el Cancionero Popular de la Provincia de Santander.

La edición, que se repartirá por los centros educativos de Cantabria, es la sufragada por Octavia González de Córdova y Francisco González de Córdova, quienes contaron para la reedición de los cuatro volúmenes con la colaboración de Caja Cantabria.

Considerada la obra magna de Sixto de Córdova, los cuatro tomos del Cancionero de la provincia de Santander fueron originariamente publicados en 1948, 1949, 1952 y 1955, reeditándose la obra completa en 1980. Está integrada por un total de 1.582 cantos, clasificados por géneros con las notas sobre el origen, influencias y procedencias, así como apuntes de etnografía e historia.

Sixto de Cordova y Oña nació en Santander, el 28 de marzo de 1869, en la histórica calle de Atarazanas. Hijo menor de Benita Oña y Cámara, natural de Burgos, y de Santiago Córdova de la Hoz, nacido en Ceceñas, catedrático de Latín y Literatura en el Instituto de Santander y profesor de José María de Pereda (quien le describe en su obra Esbozos y Rasguños) y de los hermanos Menéndez Pelayo.

Con siete años, la familia Córdova pasó a residir en Polanco, donde su hermana Cirila era maestra, entablando una gran amistad con José María Pereda y frecuentando su casa. En 1881 ingresó en el seminario de Monte-Corbán, donde iniciaría su recopilación de cantos. Fue ordenado sacerdote en 1893 y destinado a Ruiloba y Solórzano, pasando después a ser catedrático en el seminario de Corbán, y doctorándose en Teología en Toledo, en 1896. Fue profesor en Corbán hasta el año 1905, impartiendo clases de Álgebra, Geometría y Matemáticas, Historia Eclesiástica, Teología Moral, Ética, Filosofía y Arqueología.

En 1905 se hizo cargo de la parroquia de Santa Lucía. Allí impulsó la beneficencia, los comedores parroquiales, y diversas congregaciones. Fue también Córdova gran aficionado a la fotografía. Su colección personal se conserva hoy en el Centro de Documentación de la Imagen de Santander (CDIS).

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.