González de Posada recibe el diploma de honor de la Sociedad Cántabra de Escritores

El profesor Francisco González de Posada recibió el diploma de socio de honor de la Sociedad Cántabra de Escritores en un acto celebrado en la Cátedra Menéndez Pelayo de Santander.

El vicepresidente de la Sociedad Cántabra de Escritores (SCE), Pedro Arce, fue el encargado de hacer el laudatio del homenajeado, laudatio que fue complementado por la poetisa santanderina, Marisa del Campo.

Además de la presidenta de la SCE, Delia Laguillo, asistieron al acto el director general de Cultura, Jooaquín Solanas; la concejala del Ayuntamiento de Santander, Ana González Pescador y el secretario de la Universidad de Cantabria, José Ignacio Solar Cayón.

Tras la entrega del diploma por parte del director general de Cultura, González de Posada pronunció una conferencia sobre ‘El ensayo: género literario en el que escribió, en español y por un cántabro, hace 100 años, la primicia de la gran revolución técnica del siglo XX, la inteligencia artificial’, referida a la importancia a nivel mundial e histórica del gran científico e ingeniero cántabro, Leonardo Torres Quevedo.

La asamblea general de la Sociedad Cántabra de Escritores aprobó el pasado 18 de marzo por unanimidad, nombrar socio de honor a Francisco González de Posada, que fue el rector de la Universidad de Cantabria que puso en marcha los cursos de verano de esta universidad en Laredo. González de Posada, que es además socio de número, es el cuarto socio de honor de esta asociación, después de Carlos Bribián, Pedro Crespo de Lara y Joaquín González Echegaray.

González de Posada es ingeniero de Caminos, Canales y Puertos (Universidad Politécnica de Madrid), licenciado en Filosofía y Letras (Universidad Pontificia de Salamanca), licenciado en Ciencias Físicas (Universidad Complutense) y doctor ingeniero de Caminos.

En su vinculación con Cantabria fue catedrático de Fundamentos Físicos de las Técnicas de la E. T .S. de Ingenieros de Caminos de Santander (1977-87), director del departamento de Ciencias Aplicadas y rector de la Universidad de Cantabria (1984-86), periodo en el que se pusieron en marcha los cursos de verano en Laredo.

Es además presidente de Amigos de la Cultura Cientifica, medalla de honor al Fomento de la Invención y director del Centro Cientifico-cultural ‘Blas Cabrera’ de Arrecife de Lanzarote. Gran divulgador de la ciencia, está considerado como uno de los más conocedores de la figura de Leonardo Torres Quevedo.

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.