Mario Crespo presenta su libro sobre el Ateneo lamentando el ostracismo al que fue sometido su anterior trabajo, hace diez años

El historiador Mario Crespo presentó en el Ateneo de Santander su nuevo libro sobre esta institución, lamentando el ostracismo al que fue sometido su anterior trabajo, hace diez años, cuando llevó a cabo otra historia del Ateneo a la que se refirió emocionado. Crespo denunció en el acto que su libro ‘El Ateneo de Santander 1914-2005’ ni siquiera fue presentado y estuvo guardado en los almacenes con el ánimo de silenciarlo. «Es la mayor afrenta a un autor», lamentó este prolífico autor, que explicó que en su opinión, el motivo de esa marginación fue que en su historia, «se dio más voz a los muertos que a los vivos», condenando aquella publicación, «paradójicamente», al silencio.

El nuevo libro presentado, que lleva por título ‘El Ateneo de Santander. Una historia centenaria (1914-2014)’, es el tercero que se lleva a cabo sobre la historia de esta institución cultural, después del realizado por Simón Cabarga en 1963  y el que el propio Mario Crespo escribió con motivo del 90 aniversario que se mantuvo sin apenas divulgación por los problemas mencionados.

El escritor José Ramón Saiz Viadero, que fue presentado por el presidente del Ateneo, Manuel Ángel Castañeda, como el socio más antiguo, ha sido el encargado de escribir el prólogo y también de elogiar al autor y a su trabajo que definió como «impecable», «ecuánime», y con numerosos nuevos elementos fruto del trabajo de consultas de archivos y documentos que no se recogieron en las obras anteriores.

En la presentación también intervino el responsable de Ediciones Tantín, José Luis Fernández Gándara y entre las autoridades presentes, se encontraban el director de Cultura, Joaquín Solanas y la concejala del ayuntamiento santanderino, Virginia Lavín.

‘El Ateneo de Santander. Una historia centenaria (1914-2014)’ conmemora el siglo de esta entidad cultural que ha sido testigo y partícipe de la realidad española, cántabra y santanderina de estos cien años. El libro repasa exhaustivamente sus principales acontecimientos, con un importante material gráfico y crítico, anexos e índices y resaltando el protagonismo que han tenido a los largo de su historia diversas personalidades culturales de la sociedad santanderina.

Mario Crespo López (Santander, 1975) es doctor en Historia, diplomado en Filología Hispánica y profesor de Lengua y Literatura. Por sus trabajos de investigación ha recibido el Premio de Estudios Cervantinos de Madrid, el Premio Elisa Pérez Vera y el Internacional V Centenario del Nacimiento de Carlos V. Miembro de la Real Academia de la Historia como académico correspondiente de Cantabria, ha publicado varios libros, los últimos de ellos son  ‘El signo tenue’, selección de artículos publicados en el diario ‘Alerta’, donde recoge el panorama social y cultural de los últimos años; el segundo tomo de ‘Cántabros del siglo XX’, donde se recogen las referencias biográficas de varios personajes ilustres de Cantabria de diversas procedencias culturales y, el último de ellos, ‘Cantabria y Cádiz. Guía de una relación secular’.

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

3 Responses to Mario Crespo presenta su libro sobre el Ateneo lamentando el ostracismo al que fue sometido su anterior trabajo, hace diez años

  1. Fernando Vierna dijo:

    Yo no estuve en la presentación, pero a juzgar por lo que se dice en esta noticia, el Sr. Crespo tiene quejas con los editores de su anterior libro sobre el Ateneo de Santander.

    Con este comentario no pretendo entrar en polémicas, pero sí quiero aclarar algo que debe saberse.

    No recuerdo si el Sr. Crespo había terminado la carrera cuando fue invitado a ingresar en el Centro de Estudios Montañeses, presentado por profesores suyos que elogiaban su expediente académico y su capacidad de trabajo. Capacidad que ha seguido demostrando desde entonces y que no creo sea puesta en duda por nadie. Por esa misma razón y por tener un currículum que avalaba su trabajo, el Ateneo le encargó entonces la publicación de un nuevo libro que repasara la historia de la institución, ya que desde la aparición del libro de Simón Cabarga en 1963, con motivo del congreso de ateneos que se celebró en Santander, no se había actualizado y habían pasado bastantes años y muchas cosas.

    Una vez terminó el trabajo, el Ateneo, por razones que desconozco, no lo publicó y el autor se quedó, como es lógico, decepcionado. Es, como he dicho, miembro del Centro de Estudios Montañeses desde muy joven y en vista de que el Ateneo no lo editaba, el Sr. Crespo recurrió a Leandro Valle, entonces presidente del CEM, que ya había publicado algunos trabajos del Sr. Crespo. El presidente, y por lo tanto el Centro de Estudios Montañeses, respondió a su petición y el libro fue publicado al año siguiente (2006).

    Las publicaciones del CEM tienen una distribución, quizá particular, pero en absoluto escasa y su libro se puede encontrar en las bibliotecas públicas y en una gran parte de las de las universidades españolas. Si un particular lo quiere adquirir no tiene más que acercarse a una librería y si no lo tienen, lo pedirán al distribuidor. Es decir, se hizo lo que se hace con cualquiera otra edición del CEM.
    Prueba de ello es que en la introducción agradece a «Leandro Valle, presidente del Centro de Estudios Montañeses, entidad editora…».

    Aún más, en los últimos días de 2010 aparecía, también publicado por el CEM, su libro «La villa de la Vega y su jurisdicción en el siglo XVII», es decir, cuando ya había pasado todo el «fiasco» al que ahora, presuntamente, se refiere. Y sin embargo, en el último párrafo del largo colofón se puede leer: «Este libro no habría visto la luz sin el apoyo del Centro de Estudios Montañeses y de su presidente, Leandro Valle González-Torre, a quién nunca agradeceré lo suficiene su generosidad con mis investigaciones sobre Cantabria…»

    En memoria de Leandro y de su labor al frente del Centro de Estudio Montañeses durante 18 años he considerado necesario aclarar esta cuestión.

  2. P. Hidalgo dijo:

    No creo que sea necesario que usted aclare nada, y menos en memoria de un señor que no necesita que usted haga nada por honrar, su legado queda, sin necesidad de explicaciones.
    Los detalles que usted da son, en todo punto, innecesarios como digo; puesto que lo que el autor dijo en la presentación (a la cual no acudió -como indica- y de cuyas palabras por tanto poco puede usted decir); y son innecesarios porque de la labor de don Leandro Valle no se solicitó aclaración alguna ni en el momento de la publicación, ni en el acto ni, por ende, en lo trasladado a esta noticia.

    Ahora que forma usted parte del equipo que dirige el CEM no haga valer su nombre a través del de don Leandro, q.e.p.d. Usted incurre en aquel: excusatio non petita…

  3. Mario Crespo López dijo:

    En respuesta al señor Vierna, y por si algún lector tiene interés en esta historia, que no lo creo, indicaré que en modo alguno yo tengo queja del CEM, editor del libro del Ateneo, como ya he dicho en repetidas ocasiones y desde luego tuve ocasión de decir en la presentación del nuevo libro sobre el Ateneo. No se pongan en mi boca palabras o intenciones que ni tengo ni he tenido. Mi queja era y es sobre quienes entonces gestionaban el Ateneo, que procuraron todo lo posible para que el libro no se presentara públicamente.
    Por otro lado, algo conozco de cómo se gestó el libro publicado en 2006 y desde luego los hechos difieren de lo que cuenta el señor Vierna. A mí me propuso hacer el libro don Leandro Valle, en vista del interés que tenía la entonces presidenta del Ateneo en que se publicara un trabajo sobre la historia de la entidad, cuando se cumplían 90 años de su existencia. Leandro, con quien tuve durante años una relación entrañable, me propuso la redacción de esta obra, en la que estuve trabajando no menos de medio año con toda la intensidad que mis cortas facultades permitían.
    He querido reiterarme en esta cuestión para aclarar lo expresado en el comentario anterior. Y tras esto espero no tener que dar más explicaciones sobre ello, como ya expresé en la presentación del Ateneo. Por lo demás, no me extiendo en mi consideración sobre la figura de Leandro Valle, a quien, en efecto, debo la publicación de varias obras, como siempre he reconocido y reconoceré.

Responder a Fernando Vierna Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.