Benito Madariaga, distinguido con la Estela de Oro de Cantabria

2015-02-19 21.19.18El escritor y cronista oficial de Santander, Benito Madariaga de la Campa, fue distinguido con la Estela de Oro de las Letras de Cantabria  por su obra y trayectoria como escritor y divulgador cultural. La Estela de Oro se la entregó el presidente del Parlamento, José Antonio Cagigas, durante el acto del Día de las Letras de Cantabria que se celebró en el Parlamento.

Madariaga es la cuarta personalidad que recibe la Estela de Oro, tras el escritor y galerista Manuel Arce (2012), el historiador Joaquín González Echegaray (2013) y su hermana la investigadora Carmen González Echegaray (2014).

Benito Madariaga de la Campa nació en Valladolid el 24 de febrero de 1931. Su familia se estableció en Santander, donde vivió su infancia, estudiando, igual que sus hermanos, en el Colegio San José de los Padres Escolapios.

Su vinculación con la cultura santanderina fue a través de la Institución Cultural de Cantabria, creada en 1967, de la que Madariaga fue secretario, publicando en algunos de sus Institutos, concretamente en los del Centro de Estudios Montañeses, el Instituto de Estudios Agropecuarios y en el de Etnografía y Folklore ‘Hoyos Sainz’.

Su primer libro fue ‘Sociología veterinaria’ (1958), con prólogo de Cesáreo Sanz Egaña, donde recoge con formularios de encuestas la triste situación de la veterinaria.

En 1957 el Colegio Oficial de Veterinarios de Santander le concedió una beca para estudiar en el Laboratorio costero del Instituto Español de Oceanografía, en el que se mantuvo hasta 1965, en que ingresa por oposición como preparador con destino en Santander. En el laboratorio permanecería entre 1970 y 1975, realizando estudios científicos y de rutina, convirtiéndose en el primer veterinario español dedicado a la biología marina, dedicación que se traduce en algunas de las obras escritas de contenido científico.  Así, publicó artículos en los Anales de la Facultad de León, donde figura su tesis doctoral (1967).

Durante la década de los años sesenta, en que escaseaban los profesores de Ciencias Naturales dedicados a la enseñanza, solicitaron su colaboración como profesor adjunto interino en el Instituto masculino Nacional ‘José María de Pereda’, en el Colegio de los Padres Escolapios  y en la filial de la Iglesia de Santa Lucia, en la calle Menéndez Pelayo.

El hecho de haber trabajado con moluscos marinos, hizo que fuera llamado para la clasificación de ejemplares que aparecían en las cuevas de Cantabria. En abril de 1965 le nombraron Delegado local de Excavaciones Arqueológicas, en las localidades de Campoo y en el partido judicial de Reinosa, por la Dirección General de Bellas Artes, lo que aprovechó para la clasificación de algunos moluscos presentes en los yacimientos. Entre las cuevas que estudió en Cantabria y Asturias figuran las de la Chora, del Otero, Cueva de Morín El Pendo, Tito Bustillo, El Juyo y otras.

El ser veterinario también le sirvió para tener una visión muy diferente a la expuesta hasta ahora de las figuras del techo de Altamira. El buen conocimiento de las pinturas originales, debido a sus frecuentes visitas y el estudio de las reproducciones y calcos efectuados en su día por el abate Breuil, le ha conducido a una nueva teoría sobre la interpretación de las pinturas de la célebre cueva. A su juicio, algunos de los animales representados están muertos, como en el caso por ejemplo de la cierva. En el techo se aprecian también bisontes muertos, hembras y ejemplares juveniles que representarían el momento de la agrupación de machos y hembras de los bisontes en la época de la reproducción, así como momentos de celo y parto. Ello tiene  especial interés ya que confirma el conocimiento  que tuvo el hombre de Altamira de ciertos fenómenos de la reproducción animal.

Madariaga realizó trabajos como ‘Las pinturas rupestres de animales en la región Franco-Cantábrica. Notas para su estudio e identificación, con prólogo de Félix Rodríguez de la Fuente’ (1969); ‘Hermilio Alcalde del Río. Una Escuela de Prehistoria en Santander’ (1972 y 2003); ‘Historia de los descubrimientos prehistóricos en la cornisa cantábrica’ (1975); ‘Origen y características  de las primitivas razas caballares de la Península Ibérica’ (1975); ‘Estudio de la fauna marina de la cueva de Tito Bustillo, Oviedo’ (1975 y 1976); ‘Escritos y documentos de Marcelino Sanz de Sautuola’ (1976), etc…

Su amplio trabajo como escritor se centra en los estudios sobre historia local, biografías de personajes y trabajos sobre la  obra de determinados autores, acerca de la historia de la primitiva Universidad Internacional de la República, etc… que se deben incluir más bien en el ensayo. Sus obras son las siguientes:

Con respecto a las biografías, hay que destacar la realización de retratos literarios y biografías de escritores en relación con Santander. En este sentido, tiene escritas las vidas y obras de dos santanderinos ilustres como José María de Pereda, Marcelino Menéndez Pelayo y un tercero, vecino de la ciudad, Benito Pérez Galdós.

Sobre José María de Pereda tiene escrita su biografía, de 484 páginas: ‘Pereda. Biografía de un novelista’ (1991). En relación a Menéndez Pelayo, Madariaga, además de artículos y recensiones que aparecen en el Boletín de la Biblioteca del escritor, ha publicado ‘Trabajos escolares y universitarios de Marcelino Menéndez Pelayo’ (2002) y un estudio biográfico del autor de los Heterodoxos Españoles en el libro titulado ‘Tres estudios bio-bibliográficos sobre Marcelino  Menéndez Pelayo’ (2008). Para el estudio de Galdós en Santander, Madariaga se trasladó a las Palmas de Gran Canaria. Fruto de este trabajo vio la luz el libro ‘Perez Galdós, biografía santanderina’ (1979). En 2005 publicó ‘Pérez Galdós en Santander’, con numerosas ilustraciones gráficas, trabajo en el que resume la aventura existencial del gran novelista afincado en Santander, lamentando  que terminara con la lastimosa pérdida de «San Quintín», así como con la dispersión de parte de su contenido en libros, cuadros y manuscritos y, lo que es peor, con la desaparición de la casa, al venderse a un particular que la modificó durante el franquismo. También es autor de ‘Galdós en su tiempo’ (2006).Por su labor y relación con la Casa-Museo fue designado el 11 de agosto de 1980 Corresponsal en Santander de la Casa-Museo y en el VII Congreso Internacional, celebrado en el año 2001 en Las Palmas de Gran Canaria, se le nombró por sus estudios ‘Galdosista de honor’.

Siguiendo con sus aportaciones biográficas, en colaboración con Fernando Barreda, escribió en 1974 ‘Victorio Macho en Santander. Notas de unos recuerdos’, con referencias sobre el escultor palentino durante su primera etapa de vida en Santander. En 1976, junto con su esposa Celia Valbuena y con prólogo de Camilo José Cela, vería la luz ‘Cara y máscara de José Gutiérrez Solana’, libro que ya ha conocido la segunda edición  y es de obligada cita bibliográfica en las obras sobre el pintor de Santander, oriundo de Arredondo.

Con Ángel de la Hoz es coautor de dos libros sobre el pintor Francisco Gutiérrez Cossío (1894-1970), titulados: ‘Pancho Cossío. El artista y su obra’ (1990) y ‘Pancho Cossío y su mundo’ (1997).

Personaje también estudiado ha sido Augusto González de Linares, biólogo y geólogo krausista, uno de los primeros defensores en España del darwinismo, director de la Estación de Biología Marina. En esta misma línea de investigación están el escritor y poeta Amós de Escalante, José María de Cossío, señor de la casona de Tudanca  y Pedro Salinas, secretario de la Universidad Internacional durante la República.  Resultado de esos estudios son los siguientes libros y artículos publicados en obras colectivas:  ‘Augusto González de Linares. Vida y obra de un naturalista’ (2004); ‘Amós de Escalante, cien años después’ (2003); ‘José María de Cossío y la poesía de su tiempo (2002) y sobre Pedro Salinas, ‘La praxis intelectual: Salinas en la Universidad de Santander’  (1992).

Otros libros suyos son ‘Aventuras y desventuras de un trotamundo de la poesía. Recuerdo y homenaje a Pío Fernández Muriedas’ (2009). En 2010 apareció su colaboración en el libro ‘Mujeres con voz. Voces desde el silencio Una historia necesaria de la UIMP’.

En sus estudios también destaca El tema del regionalismo en Cantabria, abordado por Madariaga en varias publicaciones: ‘Crónica del Regionalismo en Cantabria’ (1986) y ‘Antología del Regionalismo en Cantabria’ (1989). Este último contiene una selección de autores y textos. Ambos libros tuvieron el mérito de ser los dos primeros libros sobre esta materia en Cantabria.

Sobre la historia de la ciudad escribió: ‘Santander en el centenario del 2 de mayo’ (1984) y ‘Santander, de villa a ciudad’ (1991) encabezando, como cronista oficial de la ciudad, las colaboraciones en el libro ilustrado: ‘Santander, historia de una ciudad’ (2005).

Respecto a sus publicaciones sobre la Península de La Magdalena y la primitiva Universidad de la República, figuran las siguientes obras de la Librería Estudio y de la Universidad Internacional: ‘Real Sitio de La Magdalena’ (1986); ‘La Universidad Internacional de Verano en Santander (1933-1936)’ (1981); ‘La Universidad Internacional de Santander (1932-1936)’, (1999); ‘La Universidad Internacional de Santander. Resumen de sus trabajos en el curso de 1934’ (2000); ‘Garcia Lorca, La Barraca y el Grupo Literario del 27’ (1999).

Aunque la mayor parte de su obra se ha dedicado a la divulgación e investigación, también dedicó parte de su tiempo a la literatura, aunque en menor medida. Su primera obra literaria fue una novela titulada ‘Malva’, sobre la guerra civil, de la que se editaron contados ejemplares para sus amigos. Igualmente tiene publicado el relato breve, ‘La entrevista’, en la revista Altamira (2007) y obtuvo el tercer premio de narrativa del Centro Gallego de Santander con el cuento ‘El misterio del zapatito rojo’, que está inserto en el volumen que recoge los certámenes literarios de dicho Centro en 2009.

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.