Recital poético y musical nocturno en el cementerio de Ciriego

Ciriego El Cementerio de Ciriego acogió un recital poético-musical nocturno titulado ‘Heroínas, retratos de mujeres ante la adversidad’,  enmarcado dentro de la celebración de la semana para descubrir los cementerios europeos, promovido por ASCE (Association of Significan Cementeries in Europe), en colaboración con el Conservatorio Municipal Ataúlfo Argenta, el Colegio de Arquitectos de Cantabria y el Grupo Cántabro.

La actividad quiso poner de manifiesto el espíritu luchador de mujeres que dejaron huella, para lo que se acudió a las últimas moradas de las más relevantes de Santander.

La jornada contó con la participación de Jose Ramón Saiz Viadero, Maribel Fernández, Rosario de Gorostegui, Marisa Campo, Nieves Álvarez Martín, Gloria Ruiz, Pablo Alvear, Miriam Cobo, Andrés Marabini; el Taller de Música Imaginaria dirigido por Javier Laboreo del Conservatorio Municipal Ataulfo Argenta;  Carmen Armengou y su compañía Contrapposto;  Ramón Fernández y Amador Dobarganes.

Como bienvenida a los asistentes, Jorge Marabini (violín) interpretó ‘Meditación’ de la ópera Thais de Jules Massenet. A continuación se acudió a la primera estación, ‘Heroína ante la catástrofe’, dedicada a la figura de Sor Ramona Ormazábal, en la que la poeta Maribel Fernández recitó ‘Ella, la hija’ y Pablo Alvear (guitarra) y Maribel Fernández (cantante) interpretaron ‘The dark night of the soul’.

En la segunda estación ‘Heroína de las ondas’, se recordó la figura de Delfina Cubillas Castro, con la lectura del poemario ‘Tic, Tacto’, a cargo de Rosario de Gorostegui, mientras que Miriam Cobo (oboe) tocó ‘Siciliana’, de George Philipp Telemann.

En la tercera estación, ‘Heroína frente al amor’, la poetisa Marisa Campo recitó ‘Heroína frente al amor’ y Andrés Marabini (violonchelo) interpretó ‘Vocalise’, de Sergei Rachmaninov, en memoria de Dolores Villanueva Elices.

El taller de música imaginaria del conservatorio santanderino, bajo la dirección de Javier Laboreo, puso en escena ‘Improvisación de cocina’ mientras que la poeta Nieves Álvarez Martín recitó ‘Vivirse en otras muertes’ en la cuarta estación, ‘Heroína anónima’, dedicada a Juana Aranguren Vega.

Como colofón al recorrido, en la quinta estación ‘Heroína de la pasión’, se recordó la figura de Carmen Amaya. Para ello, la poeta Gloria Ruiz leyó ‘Ay, los volantes no duermen’ y la compañía de Carmen Armengou realizó el espectáculo ‘Petenera’, acompañada a la guitarra por Ramón Fernández y al cante por Amador Dobarganes.

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *