Corredor-Matheos destaca la importancia de su exposición sobre Alberti en 1970 para que éste retomara su amistad con Cossío

Corredor Matheos y Mario Crespo Casona de TUdanca (25)

José Corredor-Matheos (izquierda) y Mario Crespo en la entrada de La Casona de Tudanca (Foto: Gabinete de Prensa UC)

El poeta y crítico José Corredor-Matheos, que fuera  miembro de la conocida como ‘Generación de los 50’, volvió a Tudanca a recorrer las estancias y los jardines del solar de La Casona de Cossío para recordar cómo la exposición sobre Alberti, celebrada en Barcelona en 1970, y que constituía la primera gran muestra que sobre el poeta se organizaba tras la Guerra Civil, fue crucial para que Cossío y Alberti retomaran una amistad que casi se había perdido en tiempos de la República.

José Corredor-Matheos regresó a Tudanca con motivo del encuentro Cossío, el fútbol y el 27 y la amistad de Cossío con Rafael Alberti, una jornada literaria enmarcada dentro de los Cursos de Verano de la Universidad de Cantabria (UC) y que cuenta con el patrocinio de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Cantabria y la colaboración de la Fundación Botín.

“De pronto emergen nuevos recuerdos de aquellos momentos, breves pero intensos, que pasé aquí junto a José María y su hermano Francisco”, rememoraba el Premio Nacional de Poesía en 2004 por ‘El don de la ignorancia’, quien comentó que Cossío le propuso hacer una lista con los cuatro mejores poetas de la Generación del 27.

“Y coincidíamos”, apuntó el exjefe de Redacción de la revista ‘Cuadernos de Arquitectura y Urbanismo’. De este modo, “Lorca, Alberti, Gerardo Diego y Jorge Guillén” conformaban “por orden de importancia” los nombres de los mayores dominadores de versos de aquella generación que Corredor-Matheos conocía muy bien.

El poeta aseguró que tanto Cossío como Alberti ya tenían “mucho de mito en aquel tiempo”, una veneración que “se ha agrandado con el paso del tiempo”, agradeciendo que a sus 87 años es de los pocos que puede presumir de haber compartido tertulia y amistad con escritores de la talla de Gerardo Diego, Vicente Aleixandre o Dámaso Alonso.

Corredor-Matheos compartirá esta tarde con los asistentes a este foro de excepción su testimonio personal y directo de la relación que se restableció entre Alberti y Cossío a partir de la exposición que se realizó en la capital condal en 1970 y que motivó su visita a Tudanca.

Coordinado por el historiador y profesor asociado de la UC, Mario Crespo, el encuentro ha contado también con la participación del catedrático de Derecho Administrativo de la UC, Juan Manuel Alegre; el periodista especialista en la historia del fútbol, Raúl Gómez Samperio; el escritor y periodista José Antonio Martín Otín ‘Petón’ y el profesor de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), Marcos Pereda.

A la inauguración de la jornada acudió la directora de los Cursos de Verano de la UC, Marina Torres, quien además de agradecer la asistencia de los participantes mostró “su satisfacción” por el entorno donde se celebra y deseó que el Encuentro se desarrollara de manera “fructífera e interesante” para que sigan promoviéndose iniciativas de este tipo.

Por su parte, José María Ballester, director del Área de Desarrollo Rural de la Fundación Botín, que también colabora en el evento, señaló que la Casona de Tudanca constituye “el faro cultural” del valle del Nansa y supone “un orgullo” que actividades de este tipo “se consoliden” y ayuden a fomentar “nuestro patrimonio y territorio”.

Además, Ballester apostó por “una conservación dinámica” del entorno que “potencie esa carga y esa fuerza cultural” y aprovechó para pedir que se relancen “las rutas literarias de Cantabria” porque tenemos “todos los ingredientes” para que el cóctel funcione.

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *