Fallece Rodolfo Do Alto, fundador de la Asociación de Amigos de Vicente Trueba

Do Alto, Rodolfo

Rodolfo Do Alto, pintado por Eduardo Pascual

Rodolfo Do Alto Gutiérrez, fundador de la Asociación de Amigos Vicente Trueba, falleció el pasado jueves, día 25, en el hospital de Sierrallana (Torrelavega). Nacido en Cigüenza (Alfoz de LLoredo) en 1933, su padre era maestro antes de la Guerra Civil, participando en la contienda como comandante mayor del ejército republicano, y falleciendo con 30 años de edad en el campo de concentración de Argelès-sur-Mer (Francia), tras ser herido en la batalla de Teruel durante la guerra del 36.

En julio de 1937, su madre emigró en barco desde Santander con sus tres hijos desembarcando en Burdeos. Tras un periodo de tiempo en el hospital fueron dirigidos a un campo de concentración. Después de una infancia perturbada por el exilio y la segunda guerra Mundial, Rodolfo comenzó a tener una vida relativamente normal en Courcelles de Touraine, un pueblecito que le cobijó y le protegió de las patrullas alemanas.

Su afición a escribir comenzó cuando al final de la guerra mundial ganó un concurso literario organizado por los aliados con el tema ‘Pueblo de Francia’, que fue premiado con un viaje a Estados Unidos. Sin embargo Rodolfo prefirió cobrar el dinero para poder pagar su ingreso y estancia en el prestigioso liceo Descartes de Tours que abandonaría pronto, ya que su madre no pudo continuar pagando las clases que allí se impartían.

Comenzó su actividad profesional como aprendiz de ajustador mecánico de precisión  y pronto escalaría los peldaños de la jerarquía industrial. Trabajó de ingeniero hasta los 26 años y fue director de Fabricaciones, de Servicios Técnicos y de Empresa. Su carrera se desarrolló en empresas de Francia, Argelia, Túnez y Suiza… donde escribió y tradujo varios libros de carácter técnico relacionados con los combustibles gaseosos, el acero, la metalúrgica, las máquinas robóticas, etc…

Tiene en su haber diversas distinciones entregadas por autoridades y asociaciones francesas.

Tras su jubilación, se incorporó a Cantabria, ya que siempre conservó la doble nacionalidad, instalándose en Torrelavega, donde realizó un gran trabajo impulsando iniciativas de divulgación cultural y deportiva, como la reivindicación de la lucha autóctona, el aluche y el valor de la figura deportiva del ciclista Vicente Trueba. En esta última labor, Do Alto fue el impulsor del Museo Vicente Trueba desde su puesto de vicepresidente de la Alianza Francesa de Cantabria, y posteriormente, fundador de la Asociación de Amigos de Vicente Trueba y del Ciclismo Cántabro que organizó los actos del centenario del nacimiento del gran ciclista torrelaveguense, primero en ser coronado rey de la montaña en esta gran prueba internacional.

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.