Una conferencia de González de Posada abrió el día 14 los actos en recuerdo de José Antonio Manso de Velasco

conde-de-superundaEl catedrático Francisco González de Posada abrió en Priego de Córdoba, los actos conmemorativos del 250 aniversario de la muerte de José Antonio Manso de Velasco, conde de Superunda. González de Posada tituló su intervención: ‘De virrey del Perú a desterrado en Priego: el conde de Superunda’.

Organizado por el ayuntamiento de Priego de Córdoba, los actos se celebraron en la iglesia de San Pedro los días 14 y 15 con varias conferencias, una exposición, conciertos musicales, ceremonias religiosas y finalmente, en el casco urbano, se descubrirá una placa que con el título nobiliario del homenajeado (conde de Superunda) dará nombre a una calle de la localidad.

José Antonio Manso de Velasco nació en Torrecilla de Cameros (La Rioja) en 1688. Se incorporó al ejército en 1705 y participó en varios conflictos antes de que Felipe V le nombrara gobernador, capitán general y presidente de la Real Audiencia de Chile, donde fundó nueve ciudades. En 1744 fue nombrado virrey de Perú, realizando la reconstrucción de Lima tras el terremoto y maremoto que asoló esta ciudad. Su labor mereció el reconocimiento general de la población y el rey le nombró conde de Superunda. Sin embargo cayó en desgracia cuando tras acabar su virreinato, al regresar a España, haciendo escala en La Habana, su presencia coincidió con un ataque de la flota inglesa, y al ser el militar de más alta graduación fue el que firmó la rendición, lo que le valdría la condena al destierro por las autoridades españolas. El conde, a pesar de su destierro en Granada, murió en Priego el 5 de enero de 1767.

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.