Indalecio Sobrino expone sus “tipos de Santander” en la Galería Este

Detalle del dibujo dedicado a Alberto Pico

El pintor Indalecio Sobrino presenta el día 19, en la Galería Este del Mercado del Este alguno de los dibujos incluidos en su libro ‘Aquellos tipos de aquel Santander’, editado por el Aula de Cultura La Venencia.

El libro lo componen 41 dibujos de lápiz y acuarela de tipos pintorescos y populares que han configurado el paisaje de las calles de Santander, principalmente en el siglo XIX y XX. Algunos de ellos rescatados de los cuadros humanos que Rafael Gutiérrez Colomer hiciera público en los pasados años setenta, pero otros, más cercanos en el tiempo, retratados por las propias vivencias del autor, como por ejemplo los referidos a Alberto Pico, el cura del Barrio Pesquero, o a Cioli, el generoso salvavidas de las aguas de las playas de la bahía santanderina.

Tras destacar por su gran facilidad para el dibujo desde la infancia, Indalecio Sobrino Junco (Santander, 1940) se formó en las técnicas artísticas en el taller madrileño del maestro Pablo Sansegundo Castañeda. Humanista sobre todas las cosas, sus padres regentaban el popular Hotel México, situado en pleno centro de la ciudad, y su memoria de los rincones y anécdotas de la ciudad es muy visual y fotográfica. Siempre atento a la arquitectura humana de la urbe, Sobrino recupera imágenes e historias muy difíciles de permanecer en la memoria colectiva a las que añade una singular ternura.

El periodista y escritor Raúl Gómez Samperio fue el encargado de presentar al autor y a la obra destacando que « el color que Indalecio ha proporcionado a estos raros y olvidados personajes, sus aventuras y desventuras, sus más o menos afortunadas existencias, aparecen menos lejanas, menos abstractas, menos vagas y difusas, a veces menos lúgubres, menos marginales». Gómez Samperio, que hizo referencia al libro que Gutiérrez Colomer escribió sobre los tipos populares santanderinos en 1976, señaló que «Hoy los mismos personajes que describiera Gutiérrez Colomer me parecen menos desgraciados, menos tristes, mucho más cercanos y presentes en nuestro entorno».

El periodista finalmente resaltó «la magia que Indalecio ha sabido proyectar en estos personajes con el color del respeto humano. Porque todos tenemos derecho a ver la vida con ese color», concluyó Gómez Samperio.

 

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.