El Día de las Letras no contará con la presencia de Julio Maruri, distinguido con la Estela de Oro

El poeta y pintor Julio Maruri (Santander, 1920) no asistirá al acto del Día de las Letras de Cantabria ni podrá recibir personalmente la Estela de Oro. Los familiares más directos del poeta, que no han querido saber nada del acto, han considerado su mal estado de salud como impedimento para que pueda asistir a la celebración que tendrá lugar el próximo día 19 en el Paraninfo de la Universidad de Cantabria, organizado por la Sociedad Cántabra de Escritores.

El consejero de Educación, Cultura y Deporte, Francisco Fernández Mañanes, ha confirmado su asistencia al acto que comenzará a las 19:30 horas.

El acto del Día de las Letras de Cantabria pretende exaltar a los escritores cántabros. Se lleva a cabo desde 2012 con motivo de la festividad de Beato de Liébana, considerado como el primer escritor conocido de Cantabria, autor de los famosos comentarios del Apocalipsis que fueron copiados por los monjes de la Edad Media.

Durante el acto se leerán fragmentos de las obras de varios autores cántabros que se homenajearán conmemorando los 25, 50, 75 ó 100 años de su nacimiento o muerte.

Julio Maruri pertenece al grupo de poetas del entorno de la revista Proel, en la que fue uno de sus colaboradores, junto con sus amigos José Hierro, José Luis Hidalgo, Manuel Arce y el crítico Ricardo Gullón. Tras una crisis de identidad, en 1951 ingresó en la Orden del Carmelo, pasando a monasterios de Bélgica y Francia. Abandonaría la vida religiosa en 1974.

Su primer libro de poemas fue ‘Las aves y los niños’ (1945). Obtuvo el accésit del Premio Adonais de Poesía con ‘Los años’ en 1947 y luego publicó ‘Unos poemas’ (1959). Escribió el libro ‘Como animal muy limpio’ (1963 y 2004) y en 1993, su producción literaria se presentaría en el libro ‘Algo que canta sin mí. Poesía: 1944-1992’.

También se ha publicado ‘Artículos perdidos’ (1995) y una primera entrega de sus memorias bajo el título ‘De un Santander perdido’ (1999), colaborando con varias revistas literarias, como ‘La Ortiga’. También vio la luz su obra ‘Tendiendo al añil las manos’ y un libro de prosas sobre su niñez titulado ‘De un Santander perdido’, edición definitiva en 2010. En 2014 la Colección Visor, en una edición de Juan Antonio González Fuentes y Lorenzo Oliván, publicó ‘Julio Maruri. Antología poética’.

En 1948 comenzó su dedicación a la pintura, realizando su primera exposición en la sala Alerta de Santander que consistía en veintiún dibujos realizados en tinta china. Posteriormente expondría en diversas salas francesas, alcanzando una merecida fama artística en este país.

 

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *