La Sociedad Menéndez Pelayo recupera la obra del filósofo griego Luciano de Samósata

Raquel Gutiérrez Sebastián, directora de Publicaciones de la SMP

La Sociedad Menéndez Pelayo (SMP) ha publicado el libro Las obras de Luciano samosatense, orador y filósofo excelente, de Juan de Aguilar Villaquirán, una edición aumentada, actualizada y preparada por la profesora griega Theodora Grigoriadu. El libro es la traducción al castellano que el erudito Aguilar Villaquirán realizó en el siglo XVI de la obra de Luciano de Samósata, filósofo y escritor de procedencia siria del siglo II que la escribió en griego.

La vicepresidenta y directora de Publicaciones de la SMP, Raquel Gutiérrez Sebastián, ha presentado esta traducción, “valiosa y única que se encontraba en la Biblioteca de Marcelino Menéndez Pelayo, concretamente en el manuscrito 55 de dicha biblioteca”.

La profesora griega Teodora Grigoriadu, doctora en literatura por la Universidad Complutense de Madrid, acudió a Santander, a la biblioteca de don Marcelino, para trabajar con el manuscrito, realizando un excelente estudio y edición.

A la edición del libro, que cuenta con una introducción de Grigoriadu, se ha añadido un CD con los textos de Juan de Aguilar. El libro está editado en la Colección ‘Rosa de los Vientos’ de la Sociedad Menéndez Pelayo, en colaboración con el Instituto Universitario Menéndez Pidal.

Luciano de Samósata dedicó su vida a la enseñanza de la filosofía y recorrió las principales ciudades de Grecia, Italia y La Galia. Vivió en Roma y posteriormente en Atenas. Él mismo se definió con estas palabras en una de sus obras:

“Odio a los impostores, pícaros, embusteros y soberbios y a toda la raza de los malvados, que son innumerables, como sabes… Pero conozco también a la perfección el arte contrario a éste, o sea, el que tiene por móvil el amor: amo la belleza, la verdad, la sencillez y cuanto merece ser amado.”

Juan de Aguilar Villaquirán (Toledo 1564-1618) fue un erudito y médico del duque de Escalona que realizó la traducción al castellano de la obra conocida de Luciano de Samosata del italiano y del latín, no directamente del griego.

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.