Gema Igual elogia a un promotor de los plagios literarios

Uno de los versos plagiados. A la izquierda, el poema de Joaquín Cueto, a la derecha, el que se atrevió a firmar su hija.

La alcaldesa de Santander, Gema Igual, elogió al que fuera presidente de la Sociedad Cántabra de Escritores (SCE), Marino Pérez Avellaneda, que durante su mandato editó las obras colectivas de socios, ‘La Horadada, poemas sin fronteras’ y ‘Goterales. Recreaciones de Cantabria’, ambas con poemas plagiados de una de las asociadas que recurrió a un libro de su padre fallecido.

La representante de los santanderinos asistió al acto que esta asociación organizó para entregar a Pérez Avellaneda el diploma de socio de honor sin tener en cuenta que en 2017 y 2018 propició la edición de dos libros con obras plagiadas que fueron denunciadas públicamente, con el agravante de que en ambas fue advertido por varios socios de esta sociedad.

El nombramiento de socio de honor a Marino Pérez Avellaneda se celebró en el Centro Cívico Tabacalera de Santander, donde Gema Igual elogió su labor obviando los despropósitos que tanto han desprestigiado a esa asociación. «Un justo reconocimiento a una vida consagrada al estudio, la educación, la investigación y la escritura», escribió la regidora municipal en sus redes sociales sobre el promotor de los plagios.

Historia de los plagios

El 23 de noviembre de 2017, la SCE presentó la obra colectiva, ‘La Horadada, poemas sin fronteras’, que reunía 27 composiciones poéticas bajo el título de ‘Mar, roca, espacio y tiempo’. Cuando los responsables de coordinar la publicación remitieron a sus autores las pruebas para las correcciones, uno de los participantes, el poeta José Luis Ruiz Vidal, detectó que un soneto firmado por una de las autoras era la copia literal de trece de los catorce versos del poeta ya fallecido, Joaquín Cueto Otí (Entrambasaguas, 1925-2014). El plagio, disimulado por el cambio del título del soneto, fue puesto en conocimiento de los directivos de la SCE sin que movieran un dedo para corregir tal despropósito con el argumento de que había sido la hija quien había copiado los versos de su padre. La obra se publicó y se presentó con el plagio sin ningún tipo de rubor.

Tras el plagio en ‘La Horadada’, también en la obra colectiva editada por la SCE, ‘Goterales’ se detectó plagio en cuatro sonetos de Joaquín Cueto que llevaban la firma de su hija. Antes de que se procediera a su publicación, el socio fundador de la SCE, Raúl Gómez Samperio, advirtió al presidente de la asociación, Marino Pérez Avellaneda, del peligro de que se repitiera otro plagio, circunstancia que a pesar del aviso se produjo añadiendo a la colaboración la frase “selección y adaptación de poemas originales de su padre”, cuando en realidad no existía ningún tipo de adaptación y de nuevo se copiaron literalmente 53 de los 56 versos, con el cambio del título.

Ante esta circunstancia, un grupo de asociados exigieron una convocatoria de asamblea general extraordinaria para que se dieran explicaciones, asamblea presidida por Pérez Avellaneda que impidió hablar a los socios denunciantes de los plagios, lo que provocó que varios de ellos se dieran de baja de la SCE.

Pie de foto de la imagen de portada: Gema Igual y Marino Pérez Avellaneda en una foto de las redes sociales de Gema Igual.

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.