Arriaza y Sepúlveda, Francisco Javier

  • Nacimiento/Fallecimiento
    1708-1761
  • Procedencia
    Madrid

Francisco Javier Arriaza y Sepúlveda nació en Madrid en 1708. Fue el primer obispo de Santander.

Su padre era ministro de Fomento y miembro del Consejo y Cámara de Castilla, y al quedarse viudo se ordenó sacerdote. Lo mismo hizo su hijo Francisco Javier que se licenció en Derecho Canónigo en Alcalá (1731), y después de ser canónigo en Málaga (1732) fue nombrado abad de la Colegiata de los Santos Mártires de Santander, tomando posesión el 19 de octubre de 1735.

Fue un celoso defensor de los fueros de la abadía y se distinguió por la recopilación y transcripción de importantes documentos en los que constaban los privilegios de la misma concedidos por los reyes.

Trabajó sin cesar para conseguir el reconocimiento de la diócesis de Santander que se logró en 1754 gracias a la intervención del padre Rávago, de tal manera que se convirtió en el primer obispo de la nueva diócesis cuando tenía 47 años.

Tras su nombramiento como obispo comenzó una visita a la diócesis que culminó con la publicación de un libro de 176 folios titulado «Mandatos y providencias de la visita» que se quemó en el incendio que asoló Santander en 1941.

Joven aún, murió el 18 de noviembre de 1761 a los 53 años, siendo inhumado en la catedral santanderina.