Córdova y Oña, Elisa Estéfana

  • Nacimiento/Fallecimiento
    1847-XX
  • Procedencia
    Santander

Elisa Estéfana Córdova y Oña nació en Santander el 26 de diciembre de 1847, hija del matrimonio formado por Santiago de Córdova y de la Hoz, natural de Ceceñas y la segunda esposa de éste, Benita Oña y Cámara, burgalesa de cuna pero reinosana de crianza. Su padre fue catedrático de Retórica, Poética, Latín y Castellano en el Instituto de Santander, donde mantuvo amistad con Marcelino Menéndez Pintado, padre de Menéndez Pelayo, que sería padrino del bautizo de Elisa. Tuvo cierta influencia en la educación de uno de sus hermanos, nacido 22 años después de ella, Sixto de Córdova y Oña, que seguiría la carrera eclesiástica y llevaría a cabo una gran labor folklorista. Se casaría en 1870 con Modesto Martín Bravo, natural de Herrera de Pisuerga, con quien tuvo dos hijos, Modesto y Pablo.

En un ambiente familiar abierto a la cultura, la joven Elisa tuvo facilidad para la escritura y desarrolló una amplia actividad en el mundo del periodismo, donde firmaba con el seudónimo de ‘Isela’. Publicó sus artículos primero en ‘El Atlántico’, luego en ‘El Diario Montañés’ e incluso en la revista de La Habana, ‘La Montaña’. Solía abordar la crónica de sociedad y acontecimientos de carácter religioso, pero destacó en las noticias relacionadas con la literatura y arte, glosando a músicos, poetas, pintores y arquitectos. Fueron destacados sus artículos que en 1891 y 1895 dedicó a la famosa soprano estadounidense Enma Nevada cuando actuó en Santander, con la que mantuvo cierta relación de amistad. También escribió poesía, y algunos de sus versos fueron recitados en el Teatro Principal durante una velada benéfica a favor de los soldados liberales de la III Guerra Carlista celebrada el 26 de marzo de 1874.