Escagedo y Salmón, Mateo

Foto de Escagedo y Salmón, Mateo
  • Nacimiento/Fallecimiento
    1880-1934
  • Procedencia
    Maliaño

Mateo Escagedo y Salmón fue un admirable ejemplo de investigador entusiasta e infatigable, capaz de resucitar épocas y linajes, sobre documentos desconocidos, procedentes de todo tipo de archivos.

Nació en Maliaño en 1880. Fue párroco de Caviedes, de Cabuérniga y de Santillana del Mar, donde le fuera conferido el título de «Abad ad Honorem», en reconocimiento a su ya fecundísima carrera de historiador de la Montaña. Durante su desempeño pastoral en Caviedes se acercó a Tudanca, para entablar relación con don José María de Cossío y con la espléndida biblioteca de la Casona. Posteriormente en Cabuérniga obtuvo nuevas ocasiones de felices hallazgos documentales. Pero particularmente venturosa fue para don Mateo su estancia en Santillana del Mar por la riqueza documental allí guardada. Por entonces editó los sucesivos volúmenes de sus Solares Montañeses, que hoy constituyen una pieza bibliográfica inestimable para la comprobación de rangos, estirpes y linajes. Destaca asimismo en su obra la relación Cien montañeses ilustres.

Motivado por su permanencia en Santillana, don Mateo editó una importante Colección Diplomática, de documentos hallados en el Archivo de la Colegiata, y el bello libro Santillana del Mar. Notas de Arte. Son otros títulos destacados en la imponente bibliografía de Escagedo Costumbres pastoriles cántabro-montañesas, El Real Valle de Cabuérniga, Crónica de la provincia de Santander, Índice de montañeses ilustres de la provincia de Santander, y los volúmenes de Estudios de Historia Montañesa: La Casa de la Vega, Monte Corbán y Vida monástica de Santander: Liébana y Santillana.

Don Mateo colaboró intensamente en la valiosísima tarea erudita desarrollada por el Centro de Estudios Montañeses, la Sociedad Menéndez Pelayo o la inolvidable Revista de Santander. Fue catedrático de Historia de España, Latín y Geografía en el Seminario de Monte Corbán, correspondiente de numerosas Academias, destacando sobre todas la Real de la Historia, Director de la Sección de Genealogía y Heráldica del Centro de Estudios Montañeses y Cronista de Santander. Falleció en noviembre de 1934, recibiendo sepultura en el cementerio de su pueblo natal.