Fernández Camporredondo, Calixto

Foto de Fernández Camporredondo, Calixto
  • Nacimiento/Fallecimiento
    1815-1857
  • Procedencia
    Sobremazas

Nació en Sobremazas el 28 de junio de 1815. Con escasos recursos familiares estudió Latín y Filosofía en el Colegio de Villacarriedo, y siempre tuvo un gran interés por la lectura de cualquier cosa que cayera en sus manos. En 1835 fue llamado a filas sirviendo en la I Guerra Carlista en el Batallón Franco de Voluntarios de Cantabria adquiriendo el grado de sargento. A su regreso consiguió establecerse en el Gobierno Civil de Santander. Se casó en 1842 con Aureliana Rodríguez, que murió cuatro años después, y en 1852 se trasladó a Alar del Rey para trabajar en el despacho del ferrocarril, volviendo a contraer matrimonio con Luisa de Trabanco. Murió en Santander el 28 de diciembre de 1857 a la edad de 42 años.

En 1841 leyó una oda en el acto inaugural del Liceo Artístico y Literario de Santander, y comenzó a obtener premios y menciones en concursos literarios, como el accésit otorgado por la Academia de Buenas Letras de Barcelona por su poema “Las Armas de Aragón en Oriente” (1842). Fue colaborador de varias publicaciones santanderinas, como “El Buzón de la Botica”, “El Censor” y “El Despertador Montañés”, donde se plasma buena parte de su trabajo lírico como su poema “Expedición de los Transmeranos a Pando en 1808”, publicado en “El Censor”.

Fue poeta de estirpe clásica, seguidor de Quintana, y que se mantuvo apartado del movimiento romántico contemporáneo. Su obra la componen elegías, odas, versos patrióticos, amorosos y festivos. José María Cossío le considera precursor de la Escuela Montañesa que se inspiró luego en temas regionales, señalando sus composiciones “A los antiguos cántabros”, “A la inauguración del ferrocarril de Isabel II”.

En 1862 apareció la colección póstuma de sus poemas bajo el título “Ecos de la Montaña”, prologada por José María Pereda que realzaba las cualidades de “dócil y variada fantasía”, de “erudición tan rica como escogida” y de “estilo sobrio, correcto, castizo” que caracterizaban al poeta.