Fernández Esteban, José

Foto de Fernández Esteban, José
  • Nacimiento/Fallecimiento
    1873-1953
  • Procedencia
    Zamora

José Fernández Esteban nació en Zamora en 1873. Estudió en el seminario de esta ciudad para posteriormente ejercer brevemente como corredor de comercio y luego realizar los estudios de magisterio.

Su afición a escribir despertó en su niñez, y a los nueve años ya lo hacía en una modesta publicación de estudiantes que criticaba a los profesores y que se llamaba «La Linterna», colaborando más tarde en «La Voz del Magisterio», «El Comentarista» y «Aurora».

Llegó a Cantabria como maestro, destinado a la escuela de Helguera de Reocín, y gracias a sus buenos contactos con el diputado a Cortes Juan José Ruano de la Sota, fue trasladado a la Escuela Graduada de Torrelavega.

Nada más instalarse en Torrelavega comenzaría también a escribir en la prensa, siendo corresponsal simultáneamente de «El Diario Montañés» y «La Atalaya», firmando con los seudónimos de «Bantees» y «Deznanfer», y manteniendo en secreto esa compatibilidad, ya que ambos periódicos mantenían posturas ideológicas de signo contrario.

Sus primeros artículos en la prensa torrelaveguense se publicaron en el periódico católico «El Adalid». Luego, con diversos seudónimos como «Dómine de Sayago» o «El caballero de Valorio», continuaría su actividad periodística dirigiendo en 1914 «Hidalguía Cántabra», y colaborando activamente en «El Impulsor», «Torrelavega Gráfica» y «La Montaña» de La Habana. También colaboró en prensa especializada de magisterio, como «La Luz» y «El Ideal del Magisterio». También fue corresponsal en Cantabria del diario «El Debate» de Ángel Herrera Oria.

Escribió «Historia y Geografía de la provincia de Santander», obteniendo el primer premio nacional con el trabajo «El periodismo en la escuela».

En 1924 fue elegido vicepresidente de la Confederación Nacional de Maestros, siendo el encargado de entregar el título de presidente de honor a Jacinto Benavente en presencia del ministro de Instrucción Pública durante un acto que se celebró en el Ateneo de Madrid en 1927.

En los años cuarenta del siglo XX desempeñó la presidencia del Montepío Nacional de Maestros.

Murió en Torrelavega en 1953 (año aún sin confirmar).