García Guinea, Miguel Ángel

Foto de García Guinea, Miguel Ángel
  • Nacimiento/Fallecimiento
    1922-2012
  • Procedencia
    Alceda (Corvera de Toranzo)

Miguel Ángel García Guinea, historiador, arqueólogo y etnógrafo, nació el 6 de julio de 1922 en Alceda, localidad perteneciente al ayuntamiento cántabro de Corvera de Toranzo.

Cursó estudios de Filosofía y Letras y Derecho en Valladolid y posteriormente se doctoró en Historia en Madrid. Fue uno de los grandes divulgadores del arte románico en Cantabria y una eminencia en Prehistoria. Comprometido con el patrimonio de Cantabria, fue un luchador contra la instalación de aerogeneradores en la región.

Conservador del Cuerpo Facultativo de Conservadores de Museos desde 1975, también desde ese año fue profesor adjunto de la Universidad de Cantabria.

Como arqueólogo, además de las excavaciones realizadas en varios puntos de la geografía española, participó en numerosas excavaciones en Francia, Israel, Egipto, Estados Unidos, México, Italia y Grecia, entre otros países. Entre sus hallazgos destaca el bastón de mando de la cueva de Cualventi.

Fue el creador del Instituto de Prehistoria y Arqueología Sautuola en 1962 y de la revista ‘Cuadernos de Espeleología’, además de director de la Institución Cultural Cantabria, de la que también fue fundador.

Dirigió el Museo de Prehistoria de Cantabria entre 1962 y 1987. Entre los libros publicados señalamos ‘El arte románico en Palencia’ (1961 y 1975), ‘Iniciación a la Arqueología’ (1965), ‘La necrópolis mesolítica de Nelluah’ (Egipto) (1965), ‘Los grabados de la cueva del Cuco y de Cobrantes’ (1968), ‘Altamira, cumbre del arte prehistórico’ (1968), ‘Altamira, principio del arte’ (1969), ‘El asentamiento cántabro de Celada Marlantes’ (1970), ‘Santillana del Mar. Pasado y poesía’ (1970), ‘Excavaciones en Monte Cildá’ (1970), ‘Altamira, el arte prehistórico de las cuevas de Santander’ (1979), ‘El románico en Santander’ (1979), ‘La villa romana de Quintanilla de la Cueza’ (1983), ‘Santillana y Altamira’ (1974), ‘Historia de Cantabria’ (1985) donde actuó como coordinador de la obra; ‘Inventario del Patrimonio Artístico y Monumental de Cantabria. I. Liébana’ (1989), con M. A. Puente; ‘El santoral del Chozo’ (1992), ‘Relojes de sol en Cantabria’ (1994 y 1996), con E. Diego, y ‘La solana montañesa’ (2000), también con E. Diego. También fue director de la ‘Enciclopedia del Románico en Castilla y León’.

En 2000, recibió un cálido homenaje coincidiendo con una nueva edición del volumen VI de la revista arqueológica ‘Sautuola’ y en 2012 fue nombrado Hijo Predilecto de Cantabria.

Murió en Santander el 5 de noviembre de 2012.