Gómez Nazábal, José Ramón

Foto de Gómez Nazábal, José Ramón
  • Nacimiento/Fallecimiento
    1938-2003
  • Procedencia
    Otañes (Castro Urdiales)

Nació en Otañes, perteneciente al ayuntamiento cántabro de Castro Urdiales, el 8 de octubre de 1938. Además de escritor, realizó una amplia actividad artística como pintor y escultor.

Su familia se trasladó a vivir a Bilbao, ciudad donde José Ramón Gómez Nazábal desarrolló toda su actividad artística. Se licenció en Derecho y en  Filosofía y Letras. Durante un tiempo fue profesor en la Facultad de Ciencias Económicas y Políticas y también trabajó en algunas empresas siderúrgicas, concretamente en la dirección social y de personal. A su formación artística contribuyeron sus estudios de pintura en el Museo de Reproducciones Artísticas de Bilbao.

En la escultura, trabajó principalmente con bronce, y una de sus obras más famosas fue el de Miguel de Unamuno, realizado por encargo de la Asociación de Amigos de Unamuno, con motivo del cincuenta aniversario de la muerte del filósofo y escritor bilbaíno. También es muy conocida su escultura El Paseante, ubicada en la céntrica calle Arbieto de Bilbao, desde 1977.

En 1972 dejó temporalmente la pintura para centrarse en su obra literaria, publicando El nuevo oficio de las aves y otros cuentos (1973). Otro de sus libros de relatos, El estanque moruno (1974), recibió el Premio Guría de esta especialidad en Bilbao y, por Los buenos tiempos, el premio Juan Sebastián Elcano. Con su novela Niña Olvido (1977) obtuvo el Premio Guipúzcoa; y otra de sus novelas, Equipaje de arena, mereció el premio Puente Colgante de Portugalete (1977). Otra obra premiada fue El señuelo, por el que recibió en 1978 el Premio Ciudad de Irún. Un año después, volvió a ganar este mismo concurso en la modalidad de ensayo con su libro Consideraciones en torno al ideario y la praxis del socialismo español (1980).

En 1979 dio un nuevo paso en su actividad cultural, al dedicarse con especial atención a la escultura. En 1988 regresó a la literatura, sin abandonar la escultura, y publicó el libro Estética y plástica del toreo, obra con la que obtuvo el Premio Miguel de Unamuno y el accésit del Premio literario de ensayo que otorgaba el Gobierno Vasco. En este ensayo plasma su conocimiento por la estética del toreo.

Posteriormente, dio a conocer su único libro de poemas, Paisajes de Citerea (1992).

Murió en Bilbao en 2003.