León, Ricardo

Foto de León, Ricardo
  • Nacimiento/Fallecimiento
    1877-1943
  • Procedencia
    Barcelona

Ricardo León nació en Barcelona y estudió y vivió su adolescencia en Málaga, pero es Santander el lugar donde recogerá las sensaciones más vigorosas de su formación, fundiendo lo hispánico y racial con la espiritualidad religiosa.

En Málaga, con dieciséis años publica algunos versos en el diario malagueño «La Unión Mercantil», y dos años después publica en el mismo periódico el poema «Los combates de la vida». Colabora activamente en varios periódicos de Andalucía y con veinte años es redactor de «La Unión Conservadora». Con algunos otros jóvenes escritores funda en 1899 «La Información».

Se presenta a las oposiciones del Banco de España y las gana, sacando plaza en la sucursal de Santander donde se instala en 1901. A partir de entonces comienza una vida más sosegada que le permitirá dedicarse más placidamente y sin apremios de tiempo a la literatura. Conoce a Pereda, Menéndez Pelayo, Amós de Escalante y Pérez Galdós, reuniéndose con otros amigos en «San Quintín», casa del novelista de «Los episodios nacionales». En casa de Galdós conoce al periodista José Estrañi, a Vicente Pereda y se aficiona a recorrer la provincia, su paisaje, sus torreones y casas solariegas e hidalgas. Le impresiona sobre todo Santillana del Mar y así surgiría su primer libro importante, la novela «Casta de hidalgos» (1908), que refleja una estrecha identidad del escritor con la tierra. A partir de ahí estaría unido íntimamente a Cantabria.
Fue destinado a Madrid y en 1914 es corresponsal en la Gran Guerra de un periódico de la capital de España que más tarde sería base para su obra «Europa trágica».
Fue miembro de la Real Academia de la Lengua desde 1915.
También escribió «Alcalá de los Zegríes» (1909), «El amor de los amores» (1911) por el que recibió el Premio Fastenrath, «Los caballeros de la Cruz», «Los trabajadores de la muerte», «Cristo en los infiernos» y libros de poemas como «Lira de bronce» (1901), y «Alivio de caminantes» (1911).

En 1936, debido a sus ideas conservadoras, sufrió la persecución y está a punto de morir en Madrid, aunque finalmente es acogido en la embajada de Haití.
Murió en Madrid en 1943 y sus restos mortales descansan en el cementerio aldeano de Galapagar.