Mieza, Fermín de

Foto de Mieza, Fermín de
  • Nacimiento/Fallecimiento
    1926-2021
  • Procedencia
    Mieza (Salamanca)

Fermín Hernández de Mieza nació en la localidad de Mieza (Salamanca) en 1926, en el seno de una familia con seis hermanos.

En plena guerra civil se instaló en Bilbao para ser sacerdote a instancias de su abuela, entrando en la orden de los capuchinos. Siempre tuvo inquietudes culturales y una vocación periodística que le impulsó a colaborar en varios medios de comunicación con cientos de artículos. También fue poeta, conferenciante y autor de varios libros, como ‘Anunciaciones’ (1984), ‘Y las cosas me hablaron’ (1984), ‘Encendida belleza’ (1984), ‘Hombre que no se fue Francisco de Asís’ (1986), ‘Lo que hay detrás de la niebla’ (1990), ‘En la escuela del día’ (1993), ‘Minifábulas’ (1993), ‘Dios de perfil y 80 minifábulas más’ (1993), ‘Ya sé por dónde pasas’ (1999), ‘El aire no tiene color’ (1999), ‘Doce pasos para cruzar el año’ (2005), ‘Huellas en el silencio’ (2005), ‘El río del tiempo’ (2005), ‘Horas de andar y pensar’ (2008), ‘Nombre y aventura de cada mes’ (2012), ‘Poemas del camino: todo el camino es verso’ (2012), ‘En nuestra noche te buscamos’ (2016) y ‘Nuevo cántico de las criaturas’ (2017), entre otras publicaciones.  En 1954 tuvo un programa en Radio Intercontinental y en La Coruña colaboró en ‘El Ideal Gallego’.

Aunque no nació en Cantabria pasó la mayor parte de su vida en Santander, donde fue guardián de su iglesia (los capuchinos no tienen priores).  En sus primeros años en Santander, conoció a los poetas Gerardo Diego, José Hierro y Leopoldo Rodríguez Alcalde y comenzó a colaborar en ‘El Diario Montañés’ y ‘Alerta’. También tuvo un programa semanal en Radio Popular (COPE) en los años setenta.

Hombre de profundas convicciones religiosas, también era una persona de mentalidad abierta. Fue director de la revista religiosa ‘El Santo’ durante 58 años, una pequeña publicación que se recibía puntualmente en lugares como Argentina, China o Estados Unidos y se elaboraba en la calle Juan de la Cosa, en la zona de Puertochico, donde se encuentra la iglesia de San Antonio. En 2008 se le rindió homenaje en la capital cántabra por su labor en la citada publicación, de la que se hizo cargo en 1957.

El Ayuntamiento de Mieza le dedicó una calle en 2008. Estaba en posesión de la Encomienda de Alfonso X El Sabio, con la que se premia por los méritos contraídos en la educación, la ciencia, la cultura, la docencia o la investigación. La Conferencia Episcopal Española le entregó el galardón ‘Bravo a la comunicación’ en 2014 por su “trabajo diocesano en medios de comunicación” y por ser representante “cabal de cómo se puede ser, a la vez, fraile, sacerdote, poeta y periodista, combinando con elegancia su vida religiosa, su quehacer periodístico y su actividad poética’.

Murió en Santander el 25 de enero de 2021 cuando tenía 94 años.