Palacio García, Ángel

  • Nacimiento/Fallecimiento
    1890-1978
  • Procedencia
    Argoños

Ángel Palacio García nació el 12 de febrero de 1890 en Argoños, hijo de Ángel Palacio Pérez, natural de Argoños, y de Juana García del Campo, natural de Solórzano. Fue bautizado con los nombres de Elías Aurelio Ángel.

De niño vivió largas temporadas con su abuela materna en Riaño, donde acudía a la escuela, alternando sus estudios primarios con las clases que recibía en Santander durante los meses que pasaba con sus padres. A los diez años ingresó en el Seminario de Monte Corbán que abandonó cuatro años después. En 1904 comenzó el bachillerato en el instituto de Santa Clara. Fue su profesor de Literatura, Narciso Alonso Cortés, quien descubrió su vocación literaria, publicando algunos poemas en un periódico local.

Con 21 años obtuvo la licenciatura de Filosofía y Letras en la Universidad Central de Madrid y fue nombrado profesor del Instituto Manzanedo en Santoña. Ejerció su magisterio durante seis años y luego regresó a Santander en 1917, para abrir, con otros compañeros, la Academia Menéndez Pelayo.

En 1930 dejó la enseñanza para dedicarse, con otros familiares, al desarrollo de la empresa Gipsa, en Santoña, dedicada a la fabricación de abonos fertilizantes y harinas de pescado. Contrajo matrimonio el 4 de febrero de 1932, con Mª Dolores Gallo Zubieta, natural de Escalante y poco tiempo después marcharon para Alicante donde trabajó para la fábrica de fertilizantes de Santoña. Al año siguiente regresaron para hacerse cargo de la empresa familiar agropecuaria La Pasiega, en Parbayón.

Trasladó su residencia a Santander, donde nacieron sus tres hijos: María Rosa, Miguel Ángel y José Luis. En este tiempo publica numerosos poemas en la revista ‘Escudo’, y algún tiempo después, se pone al frente de otra empresa familiar situada entre Soano y Noja.

Poeta desde la adolescencia, no da a conocer su obra impresa hasta los 76 años en su libro ‘Avante’, de temática mística y marinera. En 1974 sale a la luz su segundo libro ‘Surcos’. ‘El Diario Montañés’ y ‘Luz de Liébana’ le publicaron numerosos trabajos poéticos que también dio a conocer en varios recitales en los Ateneos de Santander y Sevilla y en centros literarios de Torrelavega y Reinosa.

En los últimos años su inquietud artística le llevó a cultivar la pintura y la cerámica. En esta última manifestación artística obtendría el primer premio en un concurso de Madrid.

Falleció en Santander el día 13 de junio de 1978, siendo trasladado al panteón familiar de Escalante.