Sánchez Moreno, Gonzalo

Foto de Sánchez Moreno, Gonzalo
  • Nacimiento/Fallecimiento
    1943-2017
  • Procedencia
    Torrelavega

Nacido en Torrelavega en 1943, Gonzálo Sánchez Moreno se licenció en Ciencias Químicas por la Universidad de Valladolid, donde obtuvo el doctorado en 1974 gracias a una brillante tesis que llevaba por título “Interferencia del plomo en el mecanismo de coagulación de la leche, estudiado por espectrofotometría de absorción atómica y ultravioleta-visible”.

Fue un habitual colaborador en la prensa local de Cantabria con artículos dedicados al consumo, a la legislación en materia alimentaria y, como buen químico, reivindicando el papel de la ciencia como benefactora de la humanidad. Cada año, coincidiendo con la festividad de San Alberto Magno, el diario Alerta publicaba sus escritos, como el último, a principios de 2017, con motivo del Día Mundial del Agua, titulado “El agua, recurso natural e imprescindible para la vida”. En la revista Cimas, reeditada en junio de 2017 en una colección coordinada por Elena Vixcente Morales y Alberto Vallejo del Campo dentro de los actos conmemorativos del quincuagésimo aniversario del Instituto José María de Pereda de Santander, se incluía un artículo suyo titulado “El compromiso de los científicos”. Fue su última contribución, no solo a la ciencia, sino al conjunto de la sociedad.

En su faceta social y de compromiso con Torrelavega, fue presidente de la Joven Cámara, una institución que pretendía mirar hacia delante en el tardofranquismo y construir el camino a la democracia. Participó en las primeras elecciones municipales después de la dictadura, presentando su candidatura a la alcaldía de Torrelavega en representación de Unión de Centro Democrático. Fue teniente de alcalde entre 1979 y 1983, bajo el mandato de Manuel Teira.

Sus años de docencia en el Instituto José María de Pereda de Santander y, sobre todo, en el Marqués de Santillana de Torrelavega, se recuerdan por su magisterio, por la manera de hacer accesible el conocimiento de las ciencias y el cariño que le mostraron sus discentes. La obtención de la cátedra le condujo a la localidad andaluza de Almería, a la que siempre quedó agradecido por el trato recibido.

A su vuelta a Cantabria, tras concursar en una oposición, ostentó el cargo de Jefe de Servicio de Consumo, dentro de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Cantabria, hasta su jubilación en 2008. Desde aquel puesto, se erigió en pionero de la defensa de los derechos de los consumidores y de la puesta en marcha de la Junta Arbitral de Consumo, para defender a aquéllos frente a empresarios y profesionales.

Falleció en la Clínica Mompía, el 26 de noviembre de 2017.