Beato de Liébana

Foto de Beato de Liébana
  • Nacimiento/Fallecimiento
    S-VIII

Este monje vivió en la segunda mitad del siglo VIII en los monasterios de Liébana, y su obra alcanzó notoriedad en la Europa de Carlomagno. Se le considera el principal ideólogo de la Reconquista, y gracias a su argumentación en contra de la doctrina herética de los adopcionistas, que en la península conquistada era defendida por Elipando, arzobispo de Toledo, la autoridad de Roma y Carlomagno reconocerían al reino Astur-cántabro como portadores de la verdadera fe cristiana.

Su contribución fue decisiva para difundir que el apóstol Santiago había estado predicando en tierras de la Península, anticipándose al descubrimiento de su tumba en Compostela. Su obra más famosa son los Comentarios al Apocalipisis, con bellas ilustraciones y pinturas miniadas, cuyas copias alcanzaron gran difusión entre los monasterios de la época. En esta obra también destacan los textos sobre las glosas del Apocalipsis y la profecía de Daniel.

Sin embargo fue de vital importancia para el destino de la ideología cristiana la refutación de la teoría de Elipando, escrita por Beato y Heterio como respuesta violenta a la insultante carta que el obispo de Toledo envió al abad asturiano Fidel, y que se leyó en presencia de la reina Adosinda. Los monjes lebaniegos que allí se encontraban, inmediatamente se dispusieron a responder. Beato al parecer era torpe de lengua pero muy ágil y fogoso de pluma, con lo que redactó una elocuente y severa respuesta que defendía la divinidad de Cristo y que fue descrita por Menéndez Pelayo de la siguiente manera: “Libro bárbaro, singular y atractivo, donde las frases son de hierro, como forjadas en los montes que dieron asilo y trono a Pelayo …/… Reliquia preciosa no sólo para los montañeses, que vemos en él la más antigua de nuestras preseas literarias, sino para la Península toda, que puede admirar allí conservadas sus tradiciones de ciencia durante el periodo más oscuro y preceloso de los siglos medios”.