Solano y Alvear, Ramón Manuel

  • Nacimiento/Fallecimiento
    1811-1871
  • Procedencia
    Castillo, Siete Villas (Arnuero)

Nació en Castillo (Siete Villas), del Ayuntamiento de Arnuero, en 1811. Su padre fue un notable abogado liberal que sufrió penas de destierro y cárcel, y su hijo Ramón Manuel siguió sus pasos profesionales, ya que fue doctor en Jurisprudencia por la Universidad de Alcalá.

Consiguió merecida fama de abogado en Santander, donde abrió despacho en las calles de El Muelle y La Blanca. También fue promotor de la primera escuela de Derecho en Santander. En 1833 fue uno de los letrados que fundó el Colegio de Abogados de Santander, llegando a ser contador-secretario de su primera junta directiva. También desempeñó puestos de responsabilidad en la Administración del Estado liberal, como el de asesor de Marina en el Tercio de Santander, auditor honorario de Guerra de Marina, comisionado de Montes y secretario del Ayuntamiento de Santander, puesto que ocuparía entre 1846 y 1852.

Su interés por el mundo del Derecho y por los estudios históricos, le impulsó a escribir varias obras, entre las que destacaron ‘Informe sobre la donación de terrenos a S. M. la Reina’ (realizado por encargo de la Diputación Provincial y del Ayuntamiento de Santander); ‘Cuestiones de derecho mercantil’ (1864); ‘Organización de los Tribunales de Comercio’ (1864); ‘Derechos de los Tenedores de Obligaciones hipotecarias del Ferrocarril de Isabel II’; ‘Del Fuero de los numerados delmar de Castro Urdiales’. También escribió en el número 31 de la Revista General de Legislación y Jurisprudencia, en 1867, el trabajo ‘Del desacato a la autoridad judicial cometido por el abogado en el ejercicio de sus funciones’.

Las inquietudes culturales de este abogado le valieron ser nombrado vicepresidente de la Comisión de Monumentos de la Provincia de Santander y académico correspondiente de la Academia de la Historia en 1866. También fue Caballero de la Orden de San Juan de Jerusalén y Comendador de la Orden de Isabel la Católica y de la de Carlos III.

Políticamente estuvo vinculado al Partido Moderado y en 1858 formó parte de la Unión Liberal. Fue procurador síndico del Ayuntamiento de Santander durante la regencia de María Cristina y diputado provincial por Entrambasaguas entre 1837 y 1840. Posteriormente, en septiembre de 1868, como miembro de la Unión Liberal y debido a su prestigio como profesional, formó parte de la Junta de Gobierno de Santander, cargo que abandonó a los pocos días de su nombramiento.

Murió en Santander en 1871.