Herrera Bustamante, Manuel

  • Nacimiento/Fallecimiento
    1779-1837
  • Procedencia
    Santander

Manuel Herrera Bustamante nació en Santander el 16 de septiembre de 1779. Hijo de Francisco Herrera Azoños y de Antonia de Bustamante y Bustamante, estudió las primeras letras en Santander para iniciar en 1792 la carrera militar ingresando en el colegio de artillería de Segovia como caballero cadete. Una vez terminada su formación, con el grado de teniente, mantuvo en Llanes (Asturias) un combate con un bergantín inglés del que se alzó victorioso desde la batería del puerto. Por este motivo fue ascendido a capitán en 1802. También participó en las operaciones contra Portugal, y ya siendo capitán, en la Guerra de la Independencia, tomando parte en las batallas de Rioseco, Manzanal del Puerto, Frías y en la toma y reconocimiento de Bilbao.

Fue hecho prisionero por los franceses en la batalla de Zornoza y estuvo en un campo de prisioneros del norte de Francia durante cinco años. En 1813 consiguió fugarse y viajó hasta Inglaterra donde organizó un batallón con los militares españoles que habia en este país, regresando a España en marzo de 1814 para poner su pequeño ejército al servicio del general Lacy, de guarnición en La Coruña.

En 1815 ascendió a coronel y en virtud de las elecciones de 1821 ocuparía un escaño en las Cortes. Durante la etapa de diputado se limitó a los asuntos militares, apoyando las iniciativas liberales. Al año siguiente alcanzaría la cumbre de su carrera militar al ser nombrado director de la maestranza de artillería.

Herrera Bustamante emigró a Inglaterra en octubre de 1823, donde escribiría «Estudio crítico sobre las tragedias de Shakespeare» (1829), considerado por Marcelino Menéndez Pelayo como el más antiguo de los tratados sobre el asunto. El texto era deudor de los trabajos de Schlegel y Hazlitt sobre la materia, destacando su temprana fecha .

Regresaría a España en octubre de 1833 gracias a la amnistía. Aunque solicitó su readmisión en el ejército, su incorporación no pudo llevarse a cabo ya que la muerte le sorprendería en Santander el 23 de septiembre de 1837.