Pérez Marañón y Bayo, Francisco

  • Nacimiento/Fallecimiento
    1826-1855
  • Procedencia
    Santander

Nació en Santander el 10 de octubre de 1826, y su casa natal se ubicó en el número 37 de la calle Rúa Mayor. La situación económica de su familia pudo proporcionarle una formación. Estudió Matemáticas y Lengua Francesa en el Instituto Cántabro con óptimas calificaciones. Desde 1849 a 1851 se fueron publicando sus poemas en “El Despertador Montañés”. Luego marchó a Londres, seguramente para perfeccionar y ampliar sus estudios.

La obra de Marañón fue cariñosamente rescatada por Eduardo de la Pedraja, y comentada por José María de Cossío. Las escasas poesías que se conservan se publicaron en “El Despertador Montañés”. Son las siguientes: A mayo (soneto), A la luna, A una rosa, A los eminentes doctores don Julián Romea y doña Matilde Díez, A la noche, Sáficos, La diosa y el amor, Celina, Almanzor, En la muerte de don Gerardo de la Pedraja y A la memoria de la señorita doña Felipa de Aguirre y Sanz.

Es uno de los escasos ejemplos de poeta romántico montañés, y refleja la corriente de Zorrilla y Espronceda. Del primero recoge los cuentos y leyendas, y del segundo prefiere el arrebato de la rebelión romántica, cargando sus poemas de exclamaciones, misterio y ambientes sombríos.

Cossío le definió como “uno de los más humildes, pero más puros caudalillos de agua, que han acrecido con su tributo el arroyo más limpio que caudaloso de nuestra poesía comarcal”.

Murió en Londres en 1855.