Maza Solano, Tomás

Foto de Maza Solano, Tomás
  • Nacimiento/Fallecimiento
    1891-1975
  • Procedencia
    Guarnizo

Tomás Maza Solano fue un investigador de las fuentes documentales y el pasado literario de Cantabria., destacando en menor medida su labor como poeta.

Tomás Maza Solano nació en Guarnizo el 23 de abril de 1891. Cursó estudios en el Seminario Conciliar de Santander desde 1905 a 1916, obteniendo máximas clasificaciones en las disciplinas de Latín y Humanidades, de Filosofía y de Teología. Abandonó la carrera eclesiástica, efectuando hasta 1920 estudios de Derecho y de Filosofía y Letras, especializándose en las materias de paleografía, Numismática, Latín de la Edad Media, Bibliografía y Bibliología. En 1912 había sido designado bibliotecario del Seminario Conciliar, y en 1916 ganó las oposiciones para dirigir la Biblioteca Municipal de Santander, cargo que desempeñó durante veinticinco años. Colaboró activamente desde su iniciación con los Cursos de Extranjeros de Santander, núcleo antecesor de la Universidad Internacional.. Desarrolló una ingente labor investigadora en lo que se refiere al conocimiento de la historia de Cantabria. Además tuvo una relación con los movimientos literarios de vanguardia, siendo notoria su admiración por las creaciones literarias de Lorca, de Alberti o de Gerardo Diego. Hay que significar que Maza Solano poseía finas cualidades de poeta, poco exteriorizadas, pero evidentes en su libro Luna Clara.

El 22 de febrero de 1935 fue nombrado Correspondiente de la Real Academia de la Historia, y durante una larga y fecunda vida participó en la creación y desarrollo de las principales entidades cántabras en los ámbitos de la Literatura o de la Historia: Biblioteca de Santander, Universidad Internacional, Centro de Estudios Montañeses, Ateneo de Santander, Museo Municipal, Patronato de las Cuevas de Altamira, Seminario Conciliar, Sociedad Menéndez Pelayo. Dirigió publicaciones como la “Revista de Santander” y la revista “Altamira” del Centro de Estudios Montañeses.

Desarrolló una labor ingente como investigador evidenciada en una larguísima serie de libros, artículos, comunicaciones y conferencias, en la que impuso su exigente rigor documental y su refinada sensibilidad crítica. Entre sus publicaciones, indispensables para el conocimiento de la historia de Cantabria, sobresalen La poesía en la Montaña (1920), el Catálogo del Archivo del antiguo Monasterio de los Jerónimos de Santa Catalina de Monte Corbán (1940); Nobleza, Hidalguía, Profesiones Y Oficios en la Montaña, según los Padrones del Catastro del Marqués de la Ensenada (1957); Relaciones históricogeográficas y económicas de la provincia de Santander en el siglo XVIII (1970); y sobre todo, la inestimable recopilación del Romancero popular de la Montaña (1933), en colaboración con José María de Cossío. Tras una abnegada y fructuosa exploración del campo montañés, estos dos investigadores rescataron a través de su obra un folklore excepcionalmente rico, en unos años en que ya corría el riesgo de desaparecer.

Tomás Maza Solano, hombre ejemplar, sabio modesto y abnegado, espíritu cultivadísimo, murió en Santander el 12 de septiembre de 1975. Su aportación a la erudición montañesa fue magna, y su investigación folklórica ha salvado todo un capítulo egregio de la poesía popular española.