Pereda y Revilla, Vicente de

Foto de Pereda y Revilla, Vicente de
  • Nacimiento/Fallecimiento
    1881-1950
  • Procedencia
    Santander

Nació en Santander el 19 de julio de 1881, y murió en Madrid el 29 de mayo de 1950. Hijo de José María de Pereda, su infancia se desarrolló entre la ciudad y la finca familiar de Polanco de forma tranquila hasta 1892, en que la muerte de su hermano Juan Manuel supuso una tragedia familiar. Estudio el bachillerato en el Instituto de Santander, y la carrera de Derecho en el Colegio Jesuita de Deusto (estudios que compartió con José Ortega y Gasset) y la Universidad de Salamanca (donde tuvo de profesor a Felipe Clemente de Diego).

En su juventud fue asiduo tertuliano del Ateneo de Madrid, donde participaban José de Echegaray y Leonardo Torres Quevedo. Precisamente contrajo matrimonio con la hija del insigne científico montañés, Joaquina Torres Quevedo en 1906, con la que tuvo nueve hijos. A partir de 1924 marchó a vivir a la capital de España, aunque constantemente regresaba a Cantabria donde pasaba sus descansos.

Inició su actividad literaria y su labor fue muy amplia y variada, tocando los géneros de la novela, teatro, ensayo y libros de viaje. La Guerra Civil le marca profundamente al perder en ella a uno de sus hijos, lo que le separó de la actividad literaria.

En la novela es donde mejor se desenvuelve, y aunque intenta alejarse de los tópicos peredianos evitando el costumbrismo, la figura de su padre está vigente a la hora de diseñar los conflictos tradicionales de los personajes. Su primera novela fue “Viejo poema” (1910), editada en Madrid como el resto de sus publicaciones. En esta obra se mantienen las ideas bucólicas e idealistas de su padre y se revela contra los cambios sociales. Luego publica “Cenizas y leyendas” (1920), donde denuncia el ansia de vivir en un pasado hueco y caduco; “La hidalga fea” (1922) donde trata el conflicto entre el amor y el dinero; y “Juan de Castilla” (1925), donde hace un paralelismo con la historia de Cristo. Su mejor novela fue “Cantabria” (1923), novela histórica que canta la epopeya de los antiguos cántabros en su lucha contra Roma, donde el Imperio representa a la corrupción, y el pueblo montañés atesora las virtudes del valor y la vida de la naturaleza primitiva.
El resto de sus novelas son “Las soberanas circunstancias” (1926), sátira política de la Corte; “La película” (1928), “Arco Iris” (1928), y “Jesucristo” (1938).

También fue autor de cuatro obras de teatro: “El drama novísimo” (Santander, 1900), “Burla burlando” (Madrid, 1916), “El viajero inmortal” (Madrid, 1929) y “El anillo de Saturno” (1931).

Sus ensayos fueron: “Cartas de un solariego” (1926), de fina prosa que trata sobre el paisaje y los tipos; “Meditaciones castellanas” (1934), sobre la idiosincrasia hispana; y “50 años” (1942), autobiografía, ejemplo del liberalismo católico y la actitud caballeresca. El libro de viaje es “La casa de Goethe” (1912), con sus impresiones de la ciudad alemana de Frankfurt.

También realizó diversos estudios sobre “Sociología y cristianismo”, “La vejez”, etc…