Torralva Beci, Eduardo

  • Nacimiento/Fallecimiento
    1881-1929
  • Procedencia
    Santander

Eduardo Torralva Beci nació en Santander en 1881. Comenzó a colaborar en la prensa local con 17 años, y posteriormente se incorporó a la redacción de «El Cantábrico» dirigido por José Estrañi, popularizando el seudónimo de «Nevermore» y «Fregeneda». Era habitual de las visitas a Pérez Galdós en su residencia de «San Quintín», y hacía la crítica de libros y teatros en el diario, sin ocultar sus ideologías socialistas.

Desde el punto de vista político, en 1904 intervino en la fundación de la Juventud Socialista de Santander, presidiendo su primer Comité. Fue miembro de la Federación de Sociedades Obreras de Santander, llegando a ser vocal de la UGT. En 1911 ocupó el cargo de secretario de la conjunción Republicano-Socialista de Santander y figuró en las candidaturas para concejal del Ayuntamiento de Santander saliendo elegido por el PSOE ese mismo año, como lo sería posteriormente en el Ayuntamiento de Madrid.

En 1913 fue llamado por Pablo Iglesias incorporándose a la redacción de «El Socialista», del que sería director en 1914, cargo que le causaría varios problemas, como una condena a prisión como responsable de lo aparecido en la publicación.

Debido a una escisión ideológica abandona el PSOE y en 1921 es uno de los fundadores del Partido Comunista Obrero Español y dirige el periódico «La guerra social». En 1923 fue elegido miembro del Comité Central del Partido Comunista de España.

Su actividad literaria se plasmó en el teatro social y comprometido, escribiendo la obra que tituló genéricamente «Verdad en la farsa. Teatro de combate». Tenía previstas dos series, de las que sólo editó la primera (Santander, 1912), compuesta por «Astrea» (drama en tres actos de 1907); «Salvaje» (comedia de 1910), ambas estrenadas en el Teatro Principal de Santander por iniciativa de la Agrupación Socialista y con motivo de la fiesta del primero de mayo; y la pieza corta «Justicia» (1909), escenificada en la Casa del Pueblo de Madrid.

También escribió «Hogar», «La vida triunfante», «En servicio de Dios», «Deshielo» y «La conversión de un escéptico».

Fue autor de ensayos como «Las nuevas sendas del comunismo» y «Las mujeres en la revolución rusa y algunas consideraciones sobre la revolución de 1917» (Tortosa, 1918).

Buen conocedor de varios idiomas, tradujo al español obras de Dostoievski, Gorki, B. Russell, Tolstoi, etc…

Murió en Madrid el 25 de febrero de 1929.