Basoa Marsella, Francisco

Foto de Basoa Marsella, Francisco
  • Nacimiento/Fallecimiento
    -
  • Procedencia
    Laredo

Francisco Basoa Marsella nació en Laredo. Su poesía se inscribe en la escuela montañesa. Su primera obra, «Ensayos poéticos», se publicó en Santander en 1880, y posteriormente escribió «Renglones cortos» (1897), editada en Cuba donde se trasladó para explotar unas minas de cobre bajo la firma comercial de «Cobo y Marsella» que él mismo presidía, participando activamente en la vida social de la isla junto a otros montañeses.

Uno de sus sueños se hizo realidad al publicar en 1916 su mejor obra: «Hojas al viento», editada en Madrid en la imprenta de «Los hijos de Gómez Fuentenebro», y en donde se incluyen más de setenta trabajos poéticos. En el prólogo de esta obra, redactado por M. Álvarez Marrón, se señala que «Don Francisco Basoa Marsella es un poeta que pertenece al reducido gremio de los poetas humildes, no canta por amor a la vanagloria, sino para satisfacer necesidades del corazón; sus amigos íntimos hemos visto en sus versos algo digno de ser conocido; lo instamos a que los publicase en un volumen; él se resistió; los amigos, cántabros en su mayoría, es decir, testarudos, no cejaron; el poeta cedió al fin, y esta es la génesis de la obra».

Por su parte Enrique Menéndez Pelayo, se refiere a las poesías de Basoa «impregnadas todas de un sincero y no fingido montañesismo que hacen vibrar a cuantos leen y avivarse el amor de la tierra nativa».

En 1925 Francisco Basoa sería el director de la revista de la colonia montañesa en Cuba, «La Montaña», abriendo una suscripción para la construcción en Santander del jardín de Concha Espina que culminó con el envío de 6.384,40 pesetas a la capital cántabra.